La diabetes mellitus es un conjunto de trastornos metabólicos, que inician con una disfunción del metabolismo de la glucosa.  

Cuando los hidratos de carbono, provenientes de la dieta, se descomponen en azúcares simples (glucosa), el páncreas produce insulina para transportarlos y distribuirlos por todo el cuerpo. Parte de esa glucosa se convierte en energía a corto plazo, para que la célula pueda utilizarla de inmediato, y el resto se almacena como energía a largo plazo (grasa).

Cuando se desarrolla la enfermedad, este proceso metabólico se colapsa. En DM tipo 1, no se produce insulina por un daño de las células del páncreas. Mientras que en DM tipo 2, hay una resistencia a la insulina, por lo tanto la glucosa se acumula en la sangre y no puede ser utilizada por el organismo.

Las complicaciones de la diabetes son múltiples: enfermedades cardiacas, derrame cerebral, presión arterial alta, ceguera, enfermedades renales, enfermedades del sistema nervioso, alteraciones en la circulación que llevan a amputaciones, enfermedades dentales, complicaciones durante el embarazo. En el mejor de los casos, los medicamentos actuales ayudan a los diabéticos a controlar la enfermedad, mas no la curan. Por esto, los pacientes deben depender de ellos durante toda su vida, padeciendo de los efectos adversos de los mismos. En Colombia se estima un costo entre 1’612.000 y 6’340.000 pesos por paciente al año según si es insulinodependiente o no. (Tamayo et al., 2013).

Según el Observatorio de Diabetes en Colombia, la prevalencia de la diabetes entre la población adulta residentes en zona urbana es de 7,3% en hombres y 8,7% en mujeres. Cada vez nos acercamos más a las cifras de Estados Unidos, donde el 9,3% de la población tiene diabetes según el Centers for Disease Control and Prevention (o centro de control y prevención de enfermedades).

La diabetes tipo 2, la forma más común de esta dolencia, está frecuentemente asociada a la obesidad y por lo tanto a los hábitos alimenticios.

Según los doctores Campbell y sus investigaciones recopiladas en “El estudio de China” 2005, una dieta rica en carbohidratos y con bajo contenido en grasa puede ayudar a prevenir la diabetes. Todos sus hallazgos respaldan que sin importar la población en que se realicen los estudios, los alimentos de origen vegetal, ricos en fibra e integrales, protegen contra la diabetes, mientras que los de origen animal, ricos en grasas y proteínas (incluye productos lácteos y huevos), favorecen la enfermedad.

Modificar hábitos en el estilo de vida, empezando por la alimentación, dejar de fumar, hacer ejercicio de forma regular, no sólo previene la diabetes si no que también la cura y de paso, ayuda a resolver otros problemas de salud.

Bibliografía

  • Tamayo et al., 2013: ODC: una iniciativa pionera.
  • Campell et al, 2005: El estudio de China.
Summary
Diabetes  Mellitus
Article Name
Diabetes Mellitus
Description
La diabetes mellitus es un conjunto de trastornos metabólicos, que inician con una disfunción del metabolismo de la glucosa.
Author
Publisher Name
Sendero del SER
Publisher Logo